UCRANIA EN GUERRA, DÍA 52

 

Rusia intensificó los ataques aéreos en Kiev el sábado 16 de abril, golpeando otra fábrica militar un día después de que Moscú advirtiera que reanudaría los ataques luego de dos semanas de relativa calma en la capital ucraniana.

El humo se elevó desde el distrito de Darnytsky en el sureste de la capital después de lo que Moscú dijo que eran ataques de “alta precisión y largo alcance” en la planta de armamentos.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, dijo que las autoridades aún estaban determinando si alguien había muerto o herido en el ataque.

Se desplegó una fuerte presencia policial y militar alrededor de la fábrica, el día después de un ataque similar en una planta que producía los misiles Neptune, según Kiev y Washington, hundieron el jueves el buque insignia naval de Rusia en el Mar Negro.

Rusia, que usó misiles de largo alcance basados ​​en el mar para atacar la planta de Vizar el viernes, dice que el crucero de misiles Moskva se hundió mientras era remolcado de regreso al puerto después de que las municiones explotaran a bordo.

En medio de la escalada de sanciones de ojo por ojo desde que el presidente Vladimir Putin invadió Ucrania el 24 de febrero, Rusia dijo el sábado que prohibiría la entrada al primer ministro británico, Boris Johnson, y a varios otros altos funcionarios del Reino Unido.

“Este paso se tomó como respuesta a la campaña de información y política desenfrenada de Londres destinada a aislar a Rusia internacionalmente, creando condiciones para restringir nuestro país y estrangular la economía interna”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

El ministerio acusó a Londres de “acciones hostiles sin precedentes”, en particular en referencia a las sanciones a altos funcionarios de Rusia.

“El liderazgo británico está agravando deliberadamente la situación que rodea a Ucrania, inyectando armas letales al régimen de Kiev y coordinando esfuerzos similares en nombre de la OTAN”, dijo el ministerio.

– Sanciones –

Gran Bretaña ha sido parte de un esfuerzo internacional para castigar a Rusia con congelamiento de activos, prohibiciones de viaje y sanciones económicas, y la nueva lista negra de Moscú incluye al viceprimer ministro Dominic Raab, la secretaria de Relaciones Exteriores Liz Truss y el secretario de Defensa Ben Wallace.

El ataque del sábado en la capital ucraniana fue uno de los primeros desde que las fuerzas invasoras rusas comenzaron a retirarse de las regiones alrededor de Kiev el mes pasado, y en su lugar se enfocaron en obtener el control de la región oriental de Donbas.

El gobernador regional de Kiev, Oleksandr Pavliuk, dijo que hubo al menos otros dos ataques rusos en la ciudad el viernes y que los civiles que piensan regresar deberían “esperar tiempos más tranquilos”.

Las áreas residenciales de Kiev fueron atacadas repetidamente al comienzo de la invasión rusa de Ucrania desde fines de febrero. Moscú ha negado haber atacado intencionalmente la infraestructura civil.

– ‘Gran golpe’ –

Un funcionario del Pentágono dijo que el hundimiento del Moskva, que había liderado el esfuerzo naval de Rusia en el conflicto de siete semanas, fue un “gran golpe” para Moscú, mientras que el destino de su tripulación de más de 500 era incierto.

El funcionario dijo que se observó que otros barcos rusos recuperaban a los sobrevivientes, pero las autoridades ucranianas dijeron que el mal tiempo había hecho imposibles las operaciones de rescate.

“Es un gran golpe simbólicamente”, dijo el funcionario del Pentágono. “Hay un aspecto de orgullo”.

La pérdida del Moskva, uno de los tres cruceros de clase Slava en la flota de Moscú, crea una “brecha de capacidad” para la armada rusa en el sur de Ucrania, dijo.

Según la convención de Montreux, Turquía mantiene los estrechos del Bósforo y los Dardanelos cerrados a los buques de guerra en tiempos de conflicto, lo que significa que Moscú no puede enviar un reemplazo del Moskva al Mar Negro.

La flota rusa del Mar Negro ha estado bloqueando la ciudad portuaria sitiada de Mariupol, donde las autoridades rusas dicen que tienen el control total, aunque los combatientes ucranianos todavía están escondidos en las acerías de la ciudad.

Estados Unidos prometió esta semana un nuevo paquete de ayuda militar de 800 millones de dólares para Ucrania, que incluye helicópteros, obuses y vehículos blindados de transporte de personal, y el viernes el gobierno alemán dijo que también planea liberar más de 1.000 millones de euros (1.100 millones de dólares) en ayuda. .

Los medios estadounidenses informaron que Rusia había enviado una queja formal a Washington sobre su apoyo a Kiev esta semana.

En la nota diplomática, Moscú advirtió a Estados Unidos y la OTAN que no enviaran las armas “más sensibles”, diciendo que tales envíos estaban “echando leña” a la situación y podrían tener “consecuencias impredecibles”, informó el Washington Post.

– Centrarse en el este –

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, advirtió el viernes que Rusia podría usar armas nucleares por desesperación a medida que su invasión se tambalea, haciéndose eco de los comentarios recientes del director de la CIA, William Burns.

“Podrían hacerlo, quiero decir que pueden”, dijo Zelensky a CNN. “Para ellos, la vida del pueblo no es nada”.

Por ahora, el enfoque militar de Rusia parece estar puesto en apoderarse de la región oriental de Donbas, donde los separatistas respaldados por Rusia controlan las áreas de Donetsk y Lugansk.

Esto permitiría a Moscú crear un corredor sur hacia la península de Crimea ocupada, y las autoridades ucranianas han estado instando a la gente de la región a moverse rápidamente hacia el oeste antes de una ofensiva rusa a gran escala.

https://elpais.com/internacional/2022-04-17/desde-los-sotanos-de-jarkov-arrasada-es-nuestra-ciudad-es-nuestro-hogar.html

 

 

https://elpais.com/internacional/2022-04-17/desde-los-sotanos-de-jarkov-arrasada-es-nuestra-ciudad-es-nuestro-hogar.html

 

 

El gas y el petróleo se desbocan ante la amenaza de veto a la producción rusa

El traspaso al mercado eléctrico fuerza a Bruselas a estudiar medidas de urgencia para evitar que los hogares y empresas paguen toda la factura de la guerra